Con una carta dada a conocer este sábado, el ministro de Hacienda Nicolas Dujovne renunció a la cartera económica de la nación. Hernán Lacunza será su reemplazante, quien debió suspender su descanso en el sur del país.

Nicolás Dujovne se fue del gobierno dando un portazo contenido en las formas, ante el nuevo paquete de medidas económicas que lanzó la Casa Rosada pese a su resistencia y que en los hechos implica la decisión del gobierno de no cumplir con las metas fiscales acordadas con el FMI.

Dujovne filtró la carta de su renuncia, en la que de manera elegante deja en claro que fue él quien tomó la decisión de dejar el Gobierno y lo hace por el cambio de orientación de la política económica, que en los hechos pone en crisis el próximo desembolso del FMI por USD 5.500 millones.

La salida de Dujovne abre así un enorme interrogante sobre cual será la actitud ahora del organismo internacional, que pierde a su garante en el gobierno de Macri. Con un agravante: el nuevo director del Fondo, el norteamericano David Lipman, siempre mantuvo posiciones más duras en lo fiscal que su antecesora, la francesa Christine Lagarde.

El reemplazante: Hernán Lacunza

Después de casi cuatro años a cargo de la cartera económica de la provincia de Buenos Aires, el flamante ministro de Hacienda Hernán Lacunza, tendrá la difícil tarea de asumir tras una semana en la cual la moneda se devaluó 21%, dos agencias le bajaron la calificación crediticia al país y la derrota en las elecciones primarias le quitaron al Gobierno poder para fijar las expectativas y calmar a los mercados.

Bajo la administración de Lacunza, la Provincia de Buenos Aires tuvo tres años consecutivos de superávit primario, la diferencia que sale de comparar ingresos y gastos corrientes. El año pasado, el balance cerró con un resultado positivo de $11.000 millones y para este año se espera un nuevo superávit. Gran parte se logró tras reducir la cantidad de empleados públicos, luego de no renovar contratos y ofrecer retiros voluntarios, y, como el resto de las provincias, luego de licuar gastos con la aceleración de la inflación.

Compartir

Comentarios