Martes 16 de Abril de 2024

Hoy es Martes 16 de Abril de 2024 y son las 05:38 - Te contamos todo lo que necesitas saber

  • 11.8º

POLICIALES

11 de febrero de 2024

Investigan caso de gatillo fácil en San Juan tras la balacera a un camionero riojano

Estado en el que quedó el habitáculo del camión de la víctima, tras la balacera de la policia de San Juan.

El conductor del camión fue identificado como Federico Gastón Orihuela y era oriundo de Chepes. El mismo murió tras recibir, al menos, cinco balazos en el marco de una persecución policial que duró unos 20 kilómetros. Las autoridades de San Juan, investigan el hecho como un posible caso de "gatillo fácil".

Fuentes policiales informaron que la víctima sufrió una balacera -al menos le efectuaron 16 disparos- y, ya debilitado, chocó contra otro automóvil y murió por las heridas recibidas. 

El hecho se produjo el viernes alrededor de las 23, cuando Orihuela cometió una contravención y los efectivos intentaron dirigir al camionero, que manejaba un Mercedes Benz modelo 1518, hacia la seccional 12.

Sin embargo, en un momento determinado, Orihuela se negó a ir a la comisaría, lo que derivó en una huida seguida por una fatal persecución en la ruta provincial 510, cerca de la localidad de San Agustín del Valle Fértil.

Los policías efectuaron al menos 16 disparos contra el camionero en su intento de evadir el control y cinco de ellos impactaron contra la víctima. El oficial Ricardo Rodríguez es el principal apuntado por disparar contra Orihuela y permanecía detenido junto a otros dos uniformados que iban en el móvil, indicó el diario Tiempo de San Juan.

Según la reconstrucción del hecho, Rodríguez disparó primero un tiro de advertencia con un arma larga AT, pero ante la falta de respuesta, siguió tirando varias veces más con su arma reglamentaria contra la parte trasera del camión hasta vaciar el cargador y tras no obtener respuesta del conductor, siguió disparando con el arma del chofer del móvil, a quien le pidió que pasara al vehículo conducido por la víctima. 

La persecución se prolongó por unos 20 kilómetros y en la recorrida se fueron sumando otros móviles policiales.

El fiscal coordinador, Iván Grassi, brindó una conferencia de prensa en los Tribunales junto al fiscal de Delitos Especiales, Francisco Pizarro, y al jefe de la Policía de San Juan, comisario general Eduardo Lirola.

Allí explicó que "hubo un inicio de una contravención, hay una orden de la autoridad policial de alto y detención, es lo que genera la fuga y la persecución. El oficial Rodríguez efectuó múltiples disparos y algunas de las balas le dieron a Orihuela. Se han contado 16 impactos en el camión, eso incluye la parte de atrás, el costado y el frente".

El fiscal agregó que el cuerpo "termina despedido en la banquina y el camión atravesando la ruta hasta impactar a un vehículo que venía en sentido contrario", por lo que el episodio podría haber sido de una magnitud mayor. 

Después, el camión chocó contra un Volkswagen Gol blanco en el que iban cuatro ocupantes a bordo, pero ninguno resultó herido. En tanto, Rodríguez sufrió la fractura de la muñeca y quedó internado bajo custodia en un hospital sanjuanino.

Los investigadores secuestraron un arma antitumulto, tres pistolas reglamentarias, el camión, un teléfono celular, el patrullero, 20.000 pesos y pertenencias de Orihuela. 

Asimismo, personal de Gendarmería Nacional realizó un rastrillaje sin hallar evidencias de drogas. "No hubo tiroteo. Hacía muchos años que no teníamos un hecho de esta naturaleza. Esto es un hecho grave que enluta a la institución policial", afirmó el jefe de la fuerza sanjuanina.

En relación a Rodríguez, Lirola indicó: "Hicimos una investigación para establecer si tenía algún signo de violencia y no se determinó eso. Estamos para defender la vida humana, no para atentar contra ella. Nos ponemos a disposición de la Justicia para que se evalúe y se determinen culpabilidades". "No sé qué ha producido en él este hecho de usar el arma contra alguien, no había peligro de vida ni de él ni de terceros", señalaron.

Orihuela vivía en la localidad riojana de Chepes, había estado unos días en Valle Fértil con amigos "pero al momento del hecho estaba solo", según contó el fiscal. 

El hombre estaba casado y con hijos, al parecer había sido contratado en la localidad sanjuanina de Caucete para la venta de melones, no contaba con antecedentes penales, aunque sí tenía registro de contravenciones y una causa relacionada con un "contexto de género".

 Finalmente se conoció que la pareja de la víctima lo despidió en su cuenta personal de Facebook: "Fede, mi amor me dejás destrozada, mi bebé".



COMPARTIR:

Comentarios