Sábado 10 de Diciembre de 2022

Hoy es Sábado 10 de Diciembre de 2022 y son las 01:30 - Te contamos todo lo que necesitas saber

  • 35.5º

LOCALES

13 de mayo de 2018

El ministerio de Salud trabaja para la sonrisa de más riojanitos

El Ministerio de Salud, mediante el Hospital de la Madre y del Niño realiza cirugías reconstructivas a aquellos pequeños que nacen con labio leporino o paladar hendido. La Dra. Laura Ballarino brinda mayores detalles.

Buscando mejorar la salud y calidad de vida de nuestros niños, el Ministerio de Salud, mediante el Hospital de la Madre y del Niño realiza cirugías reconstructivas a aquellos pequeños que nacen con labio leporino o paladar hendido. Las intervenciones se realizan a través del Servicio de Cirugía Plástica, Reconstructiva y de Quemados.

En la ocasión la doctora Laura Ballarino, integrante del equipo de cirugía, comentó que el labio leporino es un defecto congénito, esto ocurre  cuando el labio superior y el paladar no se desarrollan correctamente  Generalmente sucede en los primeros meses de embarazo, cuando el bebé puede desarrollar el paladar hendido, labio leporino o ambos.

Los niños que padecen esta condición pueden tener  varios inconvenientes, como dificultades para alimentarse, pérdida auditiva, retraso del habla y el lenguaje y problemas dentales.

Por lo tanto, es importante detectarlo tempranamente en la etapa prenatal, cuando se le realiza una ecografía a la madre. Al respecto la doctora Ballarino comentó que “la idea es detectarlo mientras la mamá este embarazada, para que los papás se puedan ir preparando hasta el nacimiento del niño. Porque es todo un shock emocional y psicológico que nazca un hijo con fisura”.

Asimismo la Dra. Ballarino remarca que un bebé presente labio leporino o no, está condicionado por múltiples factores, tanto genéticos como del medio ambiente. “Hay muchas cosas que influyen, entonces es difícil por ahí predecir si el niño nacerá con una fisura o no”.

Afortunadamente el hospital materno se encuentra en condiciones de  realizar cirugías reconstructivas de labio. En el caso de los bebes que nacen con el labio afectado solamente, se recomienda operarlos alrededor del tercer mes de vida, una vez superada la etapa de anemia fisiológica y que hayan ganado un peso suficiente como para afrontar un procedimiento quirúrgico. Mientras que los bebés que tienen además del labio, el paladar afectado  deben pasar por una segunda operación, cerca del año de vida.

El postoperatorio es bastante rápido, el niño se recupera en 10 días como máximo, afirma Ballarino.Cabe destacar que este tipo de cirugías, las realiza el Hospital de la Madre y el Niño en conjunto con la Fundación Rioja.



COMPARTIR:

Comentarios