Así lo expresó la ministra de Salud, Judit Díaz Bazán, quien presidió el homenaje al General San Martín al cumplirse 169 años de su paso a la inmortalidad. La funcionaria estuvo en representación del gobernador Sergio Casas y pidió mantener vivo los ideales del Padre de la Patria y garantizar, hoy más que nunca, "el trabajo por el bien común".

El acto en conmemoración del 169° aniversario de la muerte del General José de San Martín, se realizó en la ciudad Capital, al pie del monumento en su honor ubicado en la Plaza 25 de Mayo, que fue presido por la ministra de Salud, Judit Díaz Bazán, en representación del gobernador Sergio Casas. 

Acompañaron además, la secretaria de Salud, Selva Casas; el subsecretario de APS y Políticas Sanitarias, Carlos Pierangeli; subsecretaria de Empleo, Silvia Amarfil; el Teniente Coronel Mario Rueda; el intendente de Capital, Alberto Paredes Urquiza; la autora del Himno a La Rioja, Leila Marasco de Bilmezis y demás autoridades. 

En primer lugar, a las 15 horas se realizó el minuto de silencio en coincidencia con la hora de la muerte del Padre de la Patria; seguidamente se entonó el Himno Nacional, más tarde los presentes entonaron el Himno a San Martín y la Marcha a San Lorenzo;  luego la invocación religiosa. Seguidamente se colocaron las ofrendas florales por parte de la Función Ejecutiva, Legislativa y Provincial; la Asociación San Martiniana, Club Social y la Intendencia de Capital.

Seguidamente, se escucharon las palabras alusivas a la fecha por parte de la Asociación Sanmartiniana, donde resaltaron los valores del General, valores que hoy en día deberían practicarse para salvar la Patria y honrar su memoria.

Por su parte, la ministra Díaz Bazán, expresó “hoy me toca saludar en una fecha que conmemora el 169 aniversario del pase a la inmortalidad del Padre de la Patria, en esta oportunidad les dejo el saludo del señor gobernador Sergio Casas”. Agregó “quiero tomar algunas palabras que como argentinos, como riojanos y como ciudadanos de esta Patria que supo construir y que debemos honrar día a día, más en estas épocas, debemos sentirnos hermanos, sentir el respeto a la autoridad, una profunda convicción religiosa que nos guíe en este camino para evitar luchas, convencidos que solo en la hermandad encontraremos la grandeza de la Patria”.

Asimismo, la ministra expresó que "quienes tienen más años deben sentir la obligación de recordar a nuestros hijos y a nuestros nietos la convicción de esta moralidad plena que supo construir el General San Martín". 

“Una convicción que supo construir mucho más allá de las fronteras de nuestros país, es nuestro deber honrarlo día a día, sin perder de vista que estamos convencidos que se puede lugar la unidad siempre con las guías del trabajo, de la diplomacia, de la política aplicada a respetar las normas de nuestra Constitución y sobre todo, de garantizar el bien común de nuestra querida Patria”, finalizó.

Compartir

Comentarios