Martes 17 de Mayo de 2022

Hoy es Martes 17 de Mayo de 2022 y son las 12:20 - Te contamos todo lo que necesitas saber

  • 13.8º

DEPORTES

7 de abril de 2022

“Mi cuerpo no da para más”

Así lo expresó, Jo-Wilfried Tsonga, en una entrevista con en el diario francés L’Equipe. El destacado tenista desde hace varias temporadas viene padeciendo distintas lesiones. El francés se tomó un tiempo para la decisión final y se esperan sus ultimas apariciones. El retiro le llega a los 37 años y con un intenso camino recorrido en los distintos torneos de la ATP.

Tsonga ha disputado apenas 29 partidos, con sólo 8 victorias entre 2018, 2020, 2021 y principios de 2022. El hombre del físico colosal, pero frágil. El talentoso de movimientos plásticos y explosivos, pero de corto aliento por la sucesión de lesiones que lo alejaban de las canchas.

Aunque de alcance mucho más discreto que sus predecesores, Tsonga fue el pionero de la segunda legión de Mosqueteros franceses, que se completó con Gaël Monfils, Richard Gasquet y Gilles Simon. Francia ganó la Copa Davis en 2017 y sostuvo otras tres finales en 2010, 2014 y 2018, basada en esos nombres y en algunos pocos más. 

Tsonga ya eligió que la despedida será después de Roland Garros, el tradicional Grand Slam parisino, que se disputará entre el 22 de mayo y el 5 de junio próximos. Hoy, su ranking, 220°, no le permite entrar directamente, pero seguramente será uno de los destinatarios de los wild-cards. Se trata del mejor jugador francés de la era posterior a la del incomparable Yannick Noah.

Ya fue invitado para el certamen de Montecarlo, que comenzará este domingo, y luego disputaría el Challenger de Aix-en-Provence y el Open Parc de Lyon, para desembarcar en su último Roland Garros.

“¿Por qué tomé la decisión de retirarme a los 37 años?" se preguntó y explico que "es una combinación de cosas, la consecuencia lógica de los últimos años, mi edad, mi trayectoria vital también. Mis prioridades han cambiado. El hecho de formar una familia cambió todo, lógicamente. También está el hecho de que mi cuerpo está magullado por años de trabajo y competición y ahora no está a la altura. La capacidad que solía tener para esforzarme físicamente me ha abandonado. Ya no tengo esa capacidad. Hay que ser realista. No fue una elección fácil. Durante los últimos veinte años, el tenis había ocupado todo el espacio de mi vida”.

¿Cómo imagina esa despedida en Roland Garros? le consultaron los periodistas de L'Equipe y el tenista respondió: “Quiero vivir el momento. Le dije a mi familia que quería vivirlo como soy, como he sido. No quiero calcular, exagerar las cosas. Tengo la impresión de que si lo pienso de antemano, si lo sé todo de antemano, me lo van a robar. Quiero vivirlo de la manera más sencilla posible”.



COMPARTIR:

Comentarios