El resultado de las PASO profundizó la polarización entre los bloques legislativos.

El resultado de las PASO, en las que el Frente de Todos derrotó por 15 puntos a Juntos por el Cambio, profundizó la polarización entre los bloques legislativos, y al mismo tiempo achicó a su mínima expresión la posibilidad de que se establezcan acuerdos parlamentarios, en una eventual sesión de temas consensuados en Diputados, que lleva dos meses sin sesionar. 

La propia campaña, así como los reacomodamientos propios de los bloques, especialmente en las diferentes vertientes del justicialismo, dejaron sin chances a las autoridades de la Cámara de Diputados, encabezadas por Emilio Monzó, de establecer acuerdos que permitieran reactivar la agenda parlamentaria.

La última sesión en la cámara baja fue el 26 de junio, dos meses atrás, cuando Diputados avaló la designación de Marisa Graham como defensora del Niño, entre otras cuestiones.

En lo que va del año, la Cámara de Diputados solo mantuvo tres sesiones especiales, una ordinaria y una informativa, con la exposición del jefe de Gabinete, Marcos Peña; la misma cantidad de sesiones que se registraron en los últimos dos años que hubo elecciones presidenciales (2011 y 2015).

De todos modos, y tras los anuncios económicos que presentó el oficialismo el miércoles pasado, en la Cámara baja no se descartaba del todo que la actividad pudiera retomarse una vez que el Gobierno envíe al Congreso el proyecto de ley que propone extender los plazos de la deuda en manos de tenedores locales.

Entre los temas pendientes en Diputados se encuentran además el proyecto conocido como "ficha limpia", que busca que los condenados por delitos de corrupción no puedan presentarse como candidatos a las elecciones, juicio en ausencia, maltrato animal y, con menos posibilidades de ser discutida, una ley de góndolas, que despierta demasiadas posiciones encontradas.

En su condición de primera minoría, el bloque de Cambiemos en Diputados se vio obligado desde el primer día de la gestión de Mauricio Macri, a consensuar la agenda parlamentaria con la oposición para que los proyectos llegaran al recinto primero; y tuvieran después la posibilidad de ser sancionados.

Esos acuerdos permitieron al oficialismo sancionar varias de sus iniciativas con el respaldo principalmente del Frente Renovador de Sergio Massa, o del bloque Justicialista, del salteño Pablo Kosiner; ahora todos en pleno reacomodamiento, al compás de sus intereses electorales.

Massa encabeza la lista de diputados nacionales del Frente de Todos que impulsa a Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner como precandidatos a la presidencia y vice, mientras que Kosiner, por su parte, buscará su reelección con la lista de Consenso Federal, que impulsa a la presidencia a la fórmula integrada por Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey.

Compartir

Comentarios