Lunes 3 de Octubre de 2022

Hoy es Lunes 3 de Octubre de 2022 y son las 04:37 - Te contamos todo lo que necesitas saber

  • 18.1º

LOCALES

25 de marzo de 2018

UNLaR conmemoró el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia

En un emotivo acto, se reconoció la obra de quienes acompañaron la pastoral de Enrique Angelelli, y de referentes de la lucha por los derechos humanos. En el ingreso a la ciudad universitaria, se habilitó un “Espacio de la Memoria”, donde se distingue a Madres de Plaza de Mayo, filial La Rioja.

El acto central de la Universidad Nacional de La Rioja, en conmemoración del ‘24 de Marzo’, estuvo encabezó por el rector Fabián Calderón, acompañado por el vicerrector José Gaspanello, el obispo de La Rioja, Monseñor Marcelo Colombo, decanos, demás autoridades universitarias y del colegio Preuniversitario “General San Martín”.

También asistieron el secretario de Derechos Humanos de la Provincia, Delfor Brizuela, ex presos políticos; ‘madres’ de Plaza de Mayo, filial La Rioja; abogados que actuaron en causas de lesa humanidad; familiares de monseñor Enrique Angelelli, del laico Wenceslao Pedernera y miembros de la Pastoral Social de Angelelli; representantes gremiales de ATUR, SIDIUNLaR, ARDU y AMP; integrantes de la Cátedra Abierta 'José Martí', referentes políticos, sociales, culturales y religiosos, y comunidad universitaria.

El emotivo acto se desarrolló en la mañana de este sábado, en el hall “Patriotas de Latinoamérica”, en el módulo del Rectorado. En primer lugar, se entonaron las estrofas de los himnos nacional y provincial; para luego dar lugar a la interpretación musical de la cantante, y estudiante de la carrera de Farmacia, Leticia Aranda, quien interpretó las canciones “Sobreviviendo” y “Hay que seguir andando”.

Posteriormente, se procedió a la entrega de reconocimientos a quienes estuvieron cercanos al pastoreo de Angelelli. Con una escultura en arcilla de la artesana Epifania Núñez y diplomas, las autoridades universitarias distinguieron al obispo Colombo, al obispo auxiliar Enrique Martínez y a sacerdotes de la Diócesis que acompañaron la obra de Angelelli (en ambos casos, recibió Colombo). Idéntico homenaje se hizo al sacerdote Roberto Queirolo, Julio Guzmán, Delfor Brizuela, Aurelio “Alilo” Ortiz, Marilé Coseano Angelelli, Rafael Sifrec, familiares de Wenceslao Pedernera, Ángela Cuesta de Mazzarelli, Marcela Ledo y Mayela Gordillo. También se destacó la tarea de los abogados que participaron en las causas judiciales de Angelelli y de los sacerdotes Carlos Murias y Gabriel Longueville: Miguel Ángel Morales, Guillermo Andrés Díaz y Héctor Eugenio Bullo (en ambos casos, recibió la distinción Delfor Brizuela), Adriana Mercado Luna, Viviana Reinoso, Marisa Elisa Reinoso y Cristina Beatriz Herrera.

Acto seguido, la sobrina de Angelelli, Marilé Coseano Angelelli, entregó al Rector y al subsecretario de Protocolo y Ceremonial de la UNLaR, Nicolás Tejada, un retaso de la tela de la sotana que usó el obispo riojano en el Concilio Vaticano II.

Luego, “Alilo” Ortiz tomó la palabra para destacar estas acciones “que ayudan a no perder la memoria” y promovió el ejercicio de “hacer memoria para llegar a la verdad”.

A su tiempo, María Elisa Reinoso habló en nombre de los letrados distinguidos y agradeció tal reconocimiento al considerar que los “honra”. Seguidamente, se encuadró en el centenario de la Reforma Universitaria y del 42° aniversario del golpe militar, para advertir que, actualmente, se está “ante una etapa regresiva” en materia de derechos humanos. En dirección al gobierno nacional, cuestionó que “se está desmantelando todo lo que se construyó”.

“Esos dolores que nos quedan son los pastores y los laicos que nos faltan”

Por su parte, Calderón reafirmó la decisión de la “Nueva UNLaR de reconocer estas historias que nos fueron negadas por muchos años”.

Asimismo, evocó la figura de quienes padecieron la dictadura militar, dejando su vida: “Esos dolores que nos quedan son los pastores y los laicos que nos faltan”, dijo. En otro tramo de su discurso, el Rector expresó: “Somos nosotros los que marchamos y luchamos, los que estamos en las plazas y en las calles, los que debemos seguir defendiendo el fortalecimiento de la democracia”.

Al tiempo que consideró: “la lucha de nuestras Madres y de nuestras Abuelas son el testimonio de cómo debemos seguir luchando: en las calles”. Rememorando lo sucedido en 2013 con ‘La Toma’ de la UNLaR y el acompañamiento de toda la comunidad riojana, Calderón afirmó: “ya nos demostramos que estando en las calles, en las plazas, y en las universidades, no van a pasar por todo lo que hemos logrado".

"No estamos dispuestos a retroceder no estamos dispuestos a entregar la bandera de lucha de nuestras Madres y Abuelas, no estamos dispuestos a pretender que se baje un juicio más de los que necesitamos como sociedad; aunque se saquen las baldosas de las Abuelas en una plaza, multiplicaremos en mil esos pañuelos, multiplicaremos con fuerza esas luchas” finalizó diciendo Fabián Calderón.

Por último, los presentes se dirigieron hacia el frente del Rectorado, en la plaza “Sembrados de Esperanza”. Allí, se habilitó un “espacio de la memoria”, demarcado con el pintado de una baldosa representativa de Madres de Plaza de Mayo, de La Rioja -Marcela de Ledo, Juana Minué y María Luisa Toledo-; obra de estudiantes de la UNLaR.

 

Fuente: Prensa UNLaR



COMPARTIR:

Comentarios