Jueves 29 de Febrero de 2024

Hoy es Jueves 29 de Febrero de 2024 y son las 22:30 - Te contamos todo lo que necesitas saber

  • 33.5º

ACTUALIDAD

26 de marzo de 2023

Cumbre Iberoamericana cerró pidiendo un sistema financiero más equitativo

La necesidad de contar con un sistema financiero internacional más justo fue uno de los puntos de coincidencia de los líderes de los 22 países reunidos en la XXVIII Cumbre Iberoamericana de República Dominicana. Además acordaron hacer frente a la crisis climática y garantizar la seguridad alimentaria en un mundo que aún sufre el impacto de la pandemia y se ve afectado por la guerra en Ucrania.

"Es imprescindible contar con un sistema financiero internacional más justo, democrático, inclusivo y solidario, que amplíe y fortalezca el nivel de participación de los países en desarrollo en la toma de decisiones, y que les permita acceder, en condiciones favorables y transparentes, a los recursos financieros necesarios para impulsar sus procesos de recuperación económica, mejorar las condiciones de endeudamiento externo y de construcción de sociedades más equitativas, prósperas, justas y sostenibles que contribuyan a la consecución del derecho al desarrollo", señala el texto de la declaración de 49 puntos consensuada en Santo Domingo.

El presidente Alberto Fernández mencionó el tema hoy en su intervención, en la que exhortó a "cambiar drásticamente al sistema financiero".

"Si advertimos además que lo que buscamos debe ser alcanzado en un tiempo en el que la humanidad aún se repone de los efectos de una pandemia, en el que el mundo central se enreda en una guerra desatada por la invasión rusa sobre Ucrania, que altera la economía global, en el que crujen los cimientos del sistema financiero internacional y en el que el clima observa cambios que anegan o secan territorios vitales para la humanidad, entonces la dimensión del objetivo se vuelve gigantesca", señaló.

El mandatario argentino fue uno de los que impulsó que este tema estuviera en el documento de cierre de la cumbre, al igual que su par colombiano, Gustavo Petro, según reconoció el mandatario dominicano, Luis Abinader, en la conferencia de prensa final.

Por su parte, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, pidió una "reestructuración profunda" de la arquitectura financiera internacional para avanzar en una región más justa y sostenible, mientras que su par boliviano, Luis Arce, recordó la crisis bancaria generada recientemente a raíz de la quiebra del Silicon Valley Bank en Estados Unidos y aseguró que se debió a la "inadecuada regulación del sistema financiero" de ese país.

El que compartió la preocupación por los riesgos de la desregulación financiera fue el chileno Gabriel Boric: "La incertidumbre de hoy pareciera señalar que los grandes capitales y sus defensores acérrimos no hubiesen aprendido lo suficiente de la crisis del 2008 y sus efectos, como siempre, lo sufren los más pobres".

En la primera cumbre totalmente presencial desde la de Guatemala de 2018, el mensaje de gran parte de los 13 jefes de Estado y de Gobierno de los países de habla hispana y portuguesa de América Latina y el Caribe, así como de Andorra, España y Portugal, fue el de buscar la unidad pese a las diferencias.

"Aprovechemos esta oportunidad para reforzar nuestras coincidencias, que siempre serán más que los desacuerdos", señaló Abinader en el encuentro celebrado en la Sala de Convenciones del Ministerio de Relaciones, sobre el mar Caribe, mientras que el uruguayo Luis Lacalle Pou, que aseguró incluso que "estos foros se asemejan a terapia de grupo", reconoció las diferencias con varios de sus pares, pero se dijo optimista de "tener puntos de encuentro".

Los jefes de Estado, vicepresidentes y cancilleres presentes en Santo Domingo adoptaron además la Carta Medioambiental Iberoamericana y Carta Iberoamericana de Principios y Derechos en Entornos Digitales, además de una Ruta Crítica para Alcanzar una Seguridad Alimentaria Incluyente y Sostenible en Iberoamérica, según indicaron en la declaración final.

Uno de los grandes ausentes de la cita fue el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, un gran impulsor de la integración regional, quien este fin de semana debía iniciar una gira por China pero fue cancelada a último momento por un cuadro de neumonía. Tampoco viajaron a República Dominicana el mexicano Andrés Manuel López Obrador y el nicaragüense Ortega, que no suelen ir a estos eventos.

La próxima cumbre se celebrará el 29 de noviembre de 2024 en Quito, bajo el lema "Innovación, Inclusión y Sostenibilidad en Iberoamérica", según anunció el presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, al cierre del encuentro en Santo Domingo.

 



COMPARTIR:

Comentarios